Salsa Bechamel

Descubre cómo hacer bechamel

Salsa bechamel light

Salsa bechamel light

Es sorprendente como apenas 3 ingredientes simples (mantequilla, harina y leche), pueden transformarse en una salsa cremosa y deliciosa.

Una bechamel puede ser la salsa más deliciosa o un pastón seco y harinoso incomible. Todo depende del modo de hacerlo.

Cuando está bien hecho, sin embargo, es la reina de las salsas, a menudo como masa para hacer croquetas, bañar nuestros plato de pasta o engañar los alimentos que menos nos gustan.

El método infalible para lograr una salsa perfectamente lisa es tener la leche caliente cuando se añade a la mantequilla y a la harina. Pero a medida que te vas haciendo experto en bechamel, ésta precaución llega a ser innecesaria.

En este caso, después de hacer miles de veces esta salsa, he querido restarle calorías, sustituyendo parte de sus ingredientes, por otros más ligeros o menos calóricos.

¿Cómo puedes usar la bechamel? Se puede utilizar de muchas maneras diferentes. Puede ser una gran base para una salsa para pasta cremosa (por ejemplo, rehogas unos champiñones y media cebolla y lo incorporas en la salsa, añade un poco de queso adicional o espinacas); en guisos cremosos o sopas cremosas, en los macarrones con queso, o prueba un estilo carbonara-bechamel con un poco de ajo y bacon.

También se usa comúnmente en la lasaña y resulta ser una salsa maravillosa para cualquier plato de verduras cocidas.

Ingredientes para la bechamel:

  • 2 cucharadas de margarina
  • 2 cucharadas de harina
  • 1 1/4 tazas de leche desnatada, calentada
  • Sal, al gusto
  • Pimienta negra recién molida, al gusto

Elaboración paso a paso:

Paso 1. En una cazuela pequeña a fuego medio, derretimos la mantequilla y dejamos que se fríe un poco.

Paso 2. Agregamos la harina y revolvemos para que se integren los dos ingredientes. Sólo hay que dejarlo 2 minutos ya que no queremos que se oscurezca.

Paso 3. Añadimos muy lentamente la leche caliente, sin dejar de remover hasta que la salsa vaya espesando. Lo llevamos a ebullición y automáticamente bajamos el fuego.

Paso 4. Incorporamos la sal y la pimienta al gusto, bajamos el fuego y cocinamos, sin parar de remover, durante 2 o 3 minutos más. A continuación apagamos del fuego y retiramos la cazuela de la fuente de calor.

Paso 5. Si quieres reservar la salsa para usarla después, cúbrela con film o vierte una película de leche encima para evitar que se forme una costra en la superficie.

Si quieres incorporar queso en la salsa bechamel, añade 100 gramos de queso cheddar durante los últimos 2 minutos de cocción, junto con una pizca de pimienta de cayena.

¿A qué temperatura debe estar la leche? Debes calentarla a fuego lento hasta que salgan pequeñas en los bordes. Entonces ya lo puedes retirar del fuego.