Salsa Bechamel

Descubre cómo hacer bechamel

Bechamel con cebolla

Bechamel con cebolla

Tanto para darle un sabor dulce a cebolla, o como truco para que no se formen grumos, añadir un poco de cebolla picada a la bechamel siempre es una buena idea.

Aunque no es una salsa que se caracterice por su complejidad, si que requiere atención por nuestra parte, ya que puede quemarse fácilmente, sobre todo la harina en la mantequilla. Sólo queremos cocinarla lo suficiente como para quitar algo de ese sabor crudo, así que no es necesario mucho tiempo.

Al llevar la cebolla integrada, hay menos posibilidades de quemarse, y elimina la formación de grumos, por lo que se puede hacer siempre de esta manera.

Ingredientes necesarios

  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 2 cucharaditas de cebolla picada
  • 2 cucharadas de harina
  • 1/4 de cucharadita de sal
  • Unas vueltas de molinillo de pimienta negra molida
  • 350 ml de leche entera

Paso a paso

Paso 1. Ponemos la mantequilla en un cazo a calentar a fuego medio hasta que se derrita. Calentamos la leche en el microondas.

Paso 2. Pelamos y picamos la cebolla finamente (si queremos que apenas se note) o un poco más gruesa (si queremos que trisque). La añadimos a la mantequilla y dejamos que se sofría durante 4 minutos, removiéndolo de vez en cuando para que no se queme.

Paso 3. Una vez que la cebolla haya cogido color, agregamos la harina (no es necesario tamizarla) y lo mezclamos de nuevo hasta que la harina haya desaparecido. Lo dejamos que se cocine durante 1 minuto más, para que la harina se tueste y no tenga ese sabor desagradable a harina.

Paso 4. Vetemos la leche poco a poco, sin parar de removerlo con las varillas para que no se formen grumos. Tendremos que removerlo durante varios minutos, hasta que veamos que empiece a espesar. Si es necesario, podemos retirar el cazo del fuego, o por el contrario, aumentar la temperatura.

Paso 5. Una vez que haya adquirido la textura idónea para nuestro plato, lo retiramos del fuego y le añadimos la sal y unas vueltas de pimienta negra, removiéndolo al final para que se distribuya bien. También hay quién le agrega una pizca de nuez mosca, pero es opcional.

Notas

Lo ideal es que utilicemos la bechamel al momento. Si no lo vamos a usar en un tiempo, le ponemos papel de film tocando la superficie para que no se forme una costra dura y desagradable, y lo metemos en la nevera hasta su utilización.